Una noche, diez versos y una métrica que sintetiza el vínculo de Iberoamérica

La música, la poesía, la palabra y la improvisación se han unido la noche de este viernes 20 de septiembre en el festival Celebremos Iberoamérica, CIB Fest. El concierto El Verso en Décima celebrado en el auditorio de CaixaForum ha dado una de las mayores muestras de la cultura que por siglos ha sido enriquecida por poetas, músicos, escritores, repentistas y la sabiduría popular.

El acto –un homenaje completo a la estrofa que más ha unido a la cultura de los países iberoamericanos–, deleitó al público en forma de merengue, son jarocho, copla, canción navideña, galerones, ritmos afroamericanos, poesía y baile. El auditorio se ha convertido en una gran fiesta conducida por el repentista Alexis Díaz Pimienta, que ha enumerado todos los géneros musicales que en América Latina y ha recordado cómo los escritores del Siglo de Oro español, principalmente Lope de Vega ya jugaban a improvisar sus décimas.

Así, el dominicano Samuel Esteban ha abierto con “Volver a los 17”, de Violeta Parra; “Los Mangos bajitos” de Juan Antonio Alix, que ha musicalizado a Juan Luis Guerra en ritmo merengue. Los mexicanos Stephanie Delgado y Emilio Bozzano, del grupo veracruzano Los Macuiles, han interpretado sones jarochos tradicionales “La Indita”, “El Canelo”, “El cascabel” y “La guacamaya”.

Por Venezuela, el musicólogo Rafael Salazar, el cantante Francisco Pacheco y el repentista Óscar Lista, acompañados de músicos han hecho un repaso por la influencia del verso en la música popular del país con temas como el villancico “Corre caballito”, “Malhaya la cocina”, “Arrullo para un negrito”, “Amor desconocido”, entre otras, mientras Lista y Alexis Díaz Pimienta improvisaron un Contrapunto con referencias a décimas sobre Cuba y Venezuela.

En español y en mapuche ha leído poesía el escritor chileno Elicura Chihuailaf, que en su participación ha evocado al género lírico “como gesto, paisaje y canto a los antepasados”, así como una forma de ver que “no hay ser humano que no provenga de culturas nativas”.

La fiesta de El Verso en Décima concluyó con la participación de todos los cantes y músicos que pusieron a bailar al público, primero con Samuel Esteban el tema del argentino Armando Tejada Gómez “Canción con todos”, con “Ojala que llueva café”, que dio pasó a un bises de canciones populares como “La bamba” y otras.

Una métrica del siglo XVI revive en la era de Internet

La décima espinela, una estrofa constituida por 10 versos octosílabos creada en el siglo XVI, vive un resurgir en la era de Internet y está siendo impulsada para que la UNESCO la declare como patrimonio inmaterial de la Humanidad como expresión regional iberoamericana.

Con este homenaje, la Organización Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) quiere dar impulso a la aspiración de una candidatura regional para que el Verso en Décima sea declarado por la UNESCO Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

La décima vive actualmente un resurgimiento a través de las redes sociales de Internet, donde se intercambian muchas estrofas, pero principalmente por las coparticipaciones en conciertos entre músicos y poetas, que se lanzan versos, en una suerte de reto –y algunas veces de total improvisación– para crear juntos una gran obra hablada y cantada. De este modo guitarra, bandola y percusión se integran con la voz y dan forma a composiciones que tienen como punto de partida la copla, la seguidilla y el romance.

El concierto ha sido una de las 125 actividades que entre el 18 y 29 de septiembre se realizan en Madrid para conmemorar el 70 aniversario de la Organización Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI).

CIBFest - Concierto Verso en Décima